Y tú, ¿cómo defines el amor?

Este mes celebramos el amor gracias a San Valentín. Cuenta la historia que San Valentín viene de la antigua Roma, donde un sacerdote fue ejecutado el 14 de febrero por casar a parejas jóvenes, desobedeciendo las órdenes de su emperador que no quería esas bodas. Tenía la creencia de que los hombres jóvenes y solteros eran mucho más productivos.

Desde entonces se celebra estar enamorado. Y estar enamorado es un estado que tiene mil definiciones, creo que tantas como personas lo sienten. Cada persona lo vive de diferente manera. Cada filósofo le da una explicación.

Química, atracción, necesidad…Sea como sea nos hace flotar, el enamoramiento nos envuelve, nos hace sentir que esa persona es perfecta, incluso viendo sus defectos. Le vemos sonreír y sonreímos, nos besa y se para el tiempo porque, además, el mundo es más bonito compartido con él o ella.

946-ls

Algunos hablan de estado de estupidez. Pues podría ser, pero quién quiere una cordura simple si puede tener la sensación de flotar?. Este estado te hace poderoso, todo es posible, casi parecemos inmortales con esa irracionalidad que vivimos en pleno estado de enamoramiento. Y cuando esa subida pasa, cuando todo se relaja, llega lo que yo considero el amor.

Algunos no sobreviven a ese cambio. El amor tranquilo, con esa pasión desbordada pero mucho más racional y cauta. El relax de bajar de esa nube de locura y empezar a vivir la realidad con calma, adaptándonos a ese nuevo estado. Sólo los que entonces siguen, al pasar esa locura maravillosa, son los que han creado un vínculo sólido de verdad. Y la prueba de lo bien que nos hace sentir es que, por mucho que puedas caer y sufrir, te vuelves a levantar y lo vuelves a intentar.

Y cómo se define el amor? Yo no soy una experta, ni me he puesto a leer en profundidad pero tengo mi propia definición, el amor para mi es mirar a esa persona con admiración, con ternura y deseo. Sentirte orgullosa de ir a su lado y saber que el camino, de su mano, es mucho mejor. Es complicidad, un punto de apoyo y un bálsamo para lo malo que vendrá, es cuatro pies bajo una manta y dos manos sobre una mesa. Es quizás querer ver su mitad con la tuya en vuestros hijos y que así perdure en el tiempo. Para mi el amor es lo último al cerrar los ojos y lo primero al abrirlos.

Así que a todos los que lo tengáis, conservadlo. Y celebrad, no sólo el 14 de febrero, celebradlo a cada momento y en cada mirada, porque yo sí creo que es el mayor tesoro que dos personas pueden encontrar.

Que tengáis un feliz día de los enamorados cada día.

Photo: City Light Studio & Alphelia

 

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *